Magalí Vidoz

Nacida en Lago Puelo, provincia de Chubut.

Cursa la carrera de Lengua en la Universidad de Córdoba.

Toda su obra se mantiene sin editar.




Círculo – Línea

Decimos que llegamos al final de un camino.
Qué final de camino ni final de qué ocho cuartos.
Una línea es eso, un pedazo de cuento, un recuerdo, una mirada mirada, un chupetín que se cae y se llena de polvo, el llanto una vez a la semana, o quizás dos o más veces, un desayuno en soledad, susurrar con los ojos abiertos, escuchar un susurro con los ojos abiertos, hacer una vez el amor, ponerse un arito y que duela la oreja, mirar fotos, una charla de por ahí, golpearle el hombro a alguien, no creer en la magia, usar pulloveres del mismo color cada día, tener miedo de viajar solo, una moneda de cincuenta centavos, un Cd que se rayó y no sabemos por qué, una milanesa de soja sin paquetito en la mesada sucia, un árbol que parece ballena pero en el fondo es árbol (tal vez quisiera ser ballena, pero eso no lo sabemos), una cara de una mujer que parece una cereza, el barquito con el que jugabas en la pelopincho: con una vela navegaba, entre el frío y el calor. Lo extraño es pensar que todos somos barquitos. A veces no prendemos velas, a veces no aprovechamos el viento.
Una línea es eso, un conjunto de puntos. Una línea: renglón, raya, trazo, guión, hilera, surco, banda, serie, tira, ranura, fila, vía. Y también: confín, límite, lindero, meta señal, dirección, trayecto, recorrido, frente y formación.
Una línea no puede estar extraviada en el espacio, tiene que tener límites, precisos si es posible. Debe tener una dirección: arriba, abajo, derecha, curva, va, apunta, pertenece. Qué tal si de repente vos que estás leyendo te sentís línea. Nuestros cuerpos son líneas. Tenemos pies, tenemos cabeza. Mis dedos son líneas, los senos, las piernas son líneas. La música, tiene principio y final, llegar tarde al colectivo y correr para alcanzarlo. Esas son líneas.
Y también, una vida es una línea si esa vida tiene plan: programa, esquema, dirección.
Pero.
Círculo. Un círculo es el sinfín. Es la entrega a algo que no se termina y que jamás ha comenzado pero tampoco comenzará, porque para ponerle tope, tenemos que establecer, un punto, y la suma de puntos es una línea, pero línea y círculo no son lo mismo, así que mejor no intentarlo. El círculo no implica tiempo, por que si no comienza en ningún lugar, tampoco lo hace en un tiempo específico. El círculo engloba: globo aerostático, globo de niño azul, redondel, lupa, tapa de frasco de dulce de frambuesa. Círculo no es volver siempre a lo mismo, porque eso implicaría indicarle al círculo a través de una línea, su nacimiento, pero éste, no lo tiene.
Círculo es integrar. Puedo pensar que sí, que todos somos barquitos con velas que funcionan o no, algunos se dan más maña que otros para navegar. Pero el círculo en relación al barco es la comprensión. Qué hace este barco acá, por qué en esta pelopincho, por qué este viento. Quién ha prendido mi vela. Por qué barco y no lancha o, qué se yo, avión. ¿No? En un círculo no podemos decir que llegamos a algo. Un círculo es un cuento y todos los cuentos, los recuerdos de toda una vida y de todas las vidas que atravesarán el camino hacia muchas otras vidas, una mirada completa, el chupetín que no se cae y es comido amablemente luego de ser regalo puro. Es la lágrima de historia, los desayunos de amor, el susurro y el susurrar con los ojos cerrados, compartiendo universos, el hacer el amor conociéndose, compartiendo universos, ponerse los aritos que una tiene ganas y que sean adornos del alma, mirar las fotos que nos gustan que nos muestran que nos mueven. Un círculo son esas charlas que nos hacen repletos, acariciar, ser magos, ponernos polleras y binchas de colores y de pájaros de colores, comprarnos pasajes hacia caminos fantásticos y ríos reales, el dinero que hace falta para ese pasaje y llega por medio de la abundancia y la casualidad, la música que estremece, las milanesas de soja comidas y a punto de ser comidas y a punto de ser compradas, un árbol que demuestra árbol y no montaña, una cereza como pezón de mujer a punto de ser lamida por boca de hombre, y una vez mas, todos esos barquitos que fuimos y que estamos aprendiendo a ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Gracias por leernos

Visit http://www.ipligence.com

Seguidores